Las tendencias van cambiando conforme pasa el año y se van adaptando a las estaciones, por ello es posible encontrar una variedad de ropa y accesorios que no nos dejarás mentir, cada día son más hermosos. Sin embargo, es importante que, para poder salir a mostrar ese vestido que tanto te gusta, tengas a la mano un par de zapatos primavera verano que completen este atuendo.

Pero para poder entender esto, se debe conocer de dónde vienen estos increíbles accesorios que nunca dejarán que te veas mal. Se cree que para el año 3500 a.C fue cuándo se comenzó a usar un calzado con fabricación en cuero. Cabe señalar que los diseños que se usaban en aquella época cumplían con la finalidad de proteger al pie de los escombros, las rocas y sobre todo, el frío.

No fue sino hasta la Edad Media, cuando se comenzaron a utilizar diferentes tipos de materiales que se ocuparon para adaptarlos mejor a las necesidades de aquel entonces. Estos modelos eran usados tanto por hombres como por mujeres, para esta época era común encontrar zapatos hechos a partir de piel de vaca, pues se encontraba entre los materiales de más bajo presupuesto, por otro lado el calzado de piel de cabra era de mejor calidad y su costo era más alto.

Cabe señalar que el rey Eduardo fue quien especificó cuáles serían las medidas para el calzado, el cual, hasta nuestros días, aún siguen ocupando. Sin embargo, se conoce otro monarca que tenía gusto por el calzado; Luis XIV de Francia, el día de su boda recibió por parte de un zapatero llamado Nicolás Lastage, un par de hermosos zapatos con los cuales el rey quedó impresionado, dicen que fue tanta su maravilla que le prestó poca importancia a la princesa con la que estaba contrayendo nupcias.

Cuatro años después de haber hecho tan esplendido regalo al monarca, el señor Lastage le volvió a obsequiar un calzado, que también enamoró a Luis XIV, unas botas sin costura, estas tuvieron una aceptación tan favorable por parte del rey que prohibió se produjeran unas iguales, ya que él quería ser el protagonista en portar dichas botas. Lo que le dio al zapatero fama dentro del reino como también el título de maestro zapatero del rey de Francia.

No fue hasta el siglo XX, en el que apoyado por los avances tecnológicos se comenzaron a usar una variedad de herramientas que apoyaban la manufactura de los zapatos, siendo la máquina de coser la más accesible para este trabajo. No es hasta los 40’s, que se comienzan a ver diferentes cambios en la industria del calzado, debido a que se fueron haciendo cambios tales como sustituir cueros por gomas y materiales sintéticos.

Existen diferentes clasificaciones que se le da a cada tipo de zapatos, ya que se necesita categorizar y diferenciar el zapato de hombre con el de la mujer. También es importante destacar que hay otras categorías que se le pueden dar a los calzados, ya que estos se especializan en un tipo de actividad, como lo son: los deportivos, los de baile y los ortopédicos. Estas clasificaciones también se dan de la siguiente manera:

  • Zapatos de mujer: Existe una gran variedad en el calzado femenino, entre los más importantes podemos encontrar.
    • Mules: este tipo de zapato no cuenta con un agarre en la parte posterior del mismo.
    • Bailarinas: es un calzado plano que es usualmente utilizado en verano, suelen dejar al descubierto el empeine del pie.
    • Tacones: se considera tacón alto a aquel que supera los 5 cm y Kitten Heel a aquellos que están por debajo de esta altura. Los tacones Stilletto son los que comúnmente llamamos de aguja.
    • Plataformas: calzado que usa una suela elevada que se emplea para ganar altura.
    • Botas: zapato largo que debe sobrepasar los tobillos y que algunos, suelen llegar a cubrir toda la pierna.
  • Zapatos de hombre: El calzado de hombre es poco variado comparado con el de mujer, sin embargo cuenta con las siguientes clasificaciones.
    • Derbys: sus cordones se atan a dos piezas distintas de cuero, independientes al empeine.
    • Oxfords: cuentan con empeine en forma de V y los cordones se encuentran cosidos a ellos. Este tipo de zapatos se realizan de una gran variedad de materiales, haciéndolos apropiados para las ocasiones formales de día o de tarde.
    • Mocasines: este tipo de calzado no cuenta con cordones, sin embargo puede llegar a tener una banda elástica.
    • Hebillas: los cordones son sustituidos por hebillas o velcros.

En la actualidad el calzado es más que un accesorio, los zapatos primavera verano no pueden pasar desapercibidos al ir de compras. El calzado siempre definirá nuestro estilo  y nos llenará de la elegancia que la vestimenta muchas veces no puede darnos, esto sin olvidar que están diseñados para proteger nuestros pies.

Carlo Rossetti es una empresa mexicana dedicada a la fabricación y comercialización de artículos de piel, así como de una diversidad de calzado para dama y caballero, tenemos muchos modelos y diseños de todo tipo de zapatos primavera verano. Cada temporada la definimos con productos únicos, ya que podrás disfrutar de una combinación preciosa de diseño, glamur y moda.

Siempre pensamos en la calidad que le imprimimos a nuestros productos, debido a que cuidamos de cada detalle y seleccionamos los materiales más exclusivos para poder ser una empresa que te brinde lo mejor de la industria de la moda, por eso te ofrecemos lo mejor en zapatos primavera verano. Contamos con una gran red de sucursales repartidas en las ciudades más importantes del país, así como una tienda en línea que te facilitará la adquisición de nuestros productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *